Calzado de Raso

Limpiar los zapatos de raso, es una tarea complicada. El satén es un tejido muy delicado que puede dañarse fácilmente. Recomendamos que los limpie un profesional, pero si quiere limpiarlos por su cuenta, vas a necesitar:

-Trozo de trapo de nylon.

-Agua de soda.

-Agua.

-Jabón líquido.

-Cepillo de cerdas suaves.

-Papel de periódico o toallas de papel blanco.

Pasos a seguir:

1 - Con la ayuda de un trozo de trapo de nylon, frotaremos toda la superficie del zapato, con movimientos circulares. De esta manera eliminaremos el polvo y la suciedad.

2 - Si después de esto necesita más limpieza, rociaremos el zapato con agua de soda, y lo frotaremos suavemente con un trapo limpio.

NOTA: normalmente con éstos dos pasos, es suficiente para limpiar unos zapatos de raso.

3 - Si continúan sucios, llenaremos un recipiente grande con agua fría y le añadiremos un par de cucharadas de jabón suave.

4 - Sumergiremos los zapatos dentro del recipiente, y los dejaremos en remojo durante 5 minutos.

5 - Pasados los 5 minutos, los sacaremos de dentro del recipiente con agua y jabón, y los frotaremos suavemente con la ayuda de un cepillo de cerdas suave.

6 - Una vez frotados, los enjuagaremos con agua fría para eliminar todo el jabón que ha quedado en ellos.

7 - Rellenaremos el interior de los zapatos con papel de periódico blanco, o toallas de papel, para que no se deformen.

8 - Los pondremos a secar al aire libre, en un lugar que no les dé el sol ni el calor directo.