Calzado de lona

Los zapatos de lona los utiliza muchísima gente, porque son económicos, cómodos y fáciles de cuidar.  Para limpiarlos necesitará:

-Agua

-Jabón líquido.

-Cepillo de cerdas suaves.

-Bicarbonato de sodio.

-Cepillo de dientes.

-Papel de periódico.

Pasos a seguir:

1 - Primero de todo quitaremos los cordones y aplaudiremos las suelas para eliminar la suciedad.

2 - Pondremos los cordones en un recipiente, sumergidos con agua tibia con jabón líquido.

3 - Cepillaremos la superficie del zapato, con la ayuda de un cepillo con cerdas suaves. De ésta manera eliminaremos el polvo y la suciedad superficial.

4 - Después, enjuagaremos los zapatos con agua tibia, dentro del fregadero.

5 - Prepararemos una solución, mezclando bicarbonato de sodio, jabón y agua. Lo removeremos bien hasta conseguir una pasta espesa.

6 - Con la ayuda de un cepillo de dientes, fregaremos suavemente la tela de los zapatos con la solución de agua, bicarbonato y jabón que hemos preparado.

7 - Una vez tengamos los zapato bien frotados, los enjuagaremos cuidadosamente en el fregadero con agua fría.

8 - Luego pondremos en su interior un trozo de papel de periódico en blanco, para que no se deformen, y los pondremos en un lugar aireado para que se sequen. Sobre todo no les tiene que dar el sol ni el calor directo.

9 - Por último, quite los cordones del recipiente con jabón y agua, y enjuáguelos. Seguidamente póngalos a secar.